lunes, 8 de mayo de 2017

Descanso primaveral

Voy a tomarme unas vacaciones primaverales durante este mes para recargar pilas y dedicar más tiempo a otras cosillas para las que nunca encuentro el momento. Volveré a finales de mayo.

Intentaré pasarme algún día por vuestros blogs para cotillear qué se cuece en mi ausencia :-D





martes, 2 de mayo de 2017

El problema de los tres cuerpos (Cixin Liu)

TÍTULO: El problema de los tres cuerpos
AUTOR: Cixin Liu
TÍTULO ORIGINAL:
AÑO: 2007
EDICIÓN: Nova, 2016
GÉNERO: Ciencia-Ficción

RESUMEN: Algo extraño sucede, relevantes científicos se están suicidando sin que aparentemente exista un nexo de unión entre ellos. Una coalición internacional sospecha de la existencia de una conspiración a gran escala. Wang Miao, un investigador en el campo de los nanomateriales, se verá involucrado en esta trama y acabará por descubrir qué se esconde detrás de unos hechos cuyo origen se encuentra en los tiempos de la Revolución Cultural China.

OPINIÓN PERSONAL: El problema de los tres cuerpos es un libro de ciencia-ficción del autor chino Cixin Liu que ha ganado varios premios, entre ellos el Premio Hugo de 2015 (conviertiéndose en la primera obra no escrita originalmente en inglés que lo logra). Es el primero de una trilogía de la que pronto llegará a España el siguiente volumen (El bosque oscuro). El título hace alusión a un problema de la física para el que todavía no existe una solución satisfactoria.

Como me gusta la ciencia-ficción, la mayoría de las opiniones de esta novela son positivas y la entrevista al autor en el programa literario de Rtve Página 2 me pareció muy interesante (aquí os la dejo por si queréis verla, pero a mi entender entre el entrevistador y el autor destripan el libro), decidí que quería embarcarme en su lectura segura de que me iba a gustar. Al final no me ha entusiasmado tanto como esperaba.



El problema de los tres cuerpos se me hizo en muchas ocasiones soporífero, algo que se compensaba con otros momentos bastante atractivos que me impedían abandonar la lectura. Para mí lo mejor fue la parte que abre la novela, donde se refleja lo que significó la Revolución Cultural en la China de los años 60 y donde se presenta al personaje de Ye Wenjie, el más interesante de la obra. Por el contrario, casi todo lo relacionado con “los tres cuerpos” me resultó tedioso.

Las reglas del juego de la civilización son estas: la prioridad es garantizar la supervivencia de la raza humana, y su confort. Todo lo demás… es secundario”.

La historia tiene dos tramas que se desarrollan en China. Una en el pasado, durante los años de la Revolución Cultural, y otra en el presente. Ha sido la trama del pasado la que logró que siguiera adelante con la lectura. Cixin trata en ella los aterradores años que vivió China cuando se perseguía de manera sistemática a los enemigos del régimen, cuando cualquiera, incluso la ciencia, podía ser un enemigo de la revolución y conocimientos como la Teoría de la Relatividad de Einstein debían ser expurgados, combatidos y eliminados. Estos hechos, estos sucesos de terrible necedad, crueldad y estupidez humana, siempre me dejan una profunda huella, tal vez por eso he empatizado con Ye Wenjie, una joven que ve morir a su padre delante de ella por defender la Física ante el sinsentido de los sectarios apegados al régimen.

—¡Mentira! —le gritó una de las chicas—. ¡Einstein es una autoridad académica reaccionaria a disposición del mejor postor! ¡Le faltó tiempo para irse con los imperialistas americanos y ayudarles a construir la bomba atómica! ¡Para establecer una auténtica ciencia revolucionaria, hay que derribar primero el negro estandarte del capitalismo que representa la teoría de la relatividad!

La trama del presente, aunque tienen partes intrigantes (como la de los números o la del barco), ha sido, para mí, más endeble, con personajes poco interesantes (el único que destacaría sería al resabiado y maleducado inspector Da Shi) y episodios muy tediosos, como el juego de los tres cuerpos (aunque he visto opiniones contrarias, que dicen que este juego es de lo mejor de la obra).

La novela es ciencia-ficción dura, por lo que la ciencia tiene una importancia elevada en la narración, aunque no es difícil de entender ni de seguir. Los personajes son un poco simples, destacando solo Ye Wenjie. Otros que podían haber dado más juego, como es el caso de Da Shi, están desaprovechados (lo mismo que Mike Evans). En cuanto al desenlace, he visto opiniones bastante negativas y que aseguran que se sale de la ciencia ficción y se adentra en la fantasía. A mí en general me ha gustado, aunque el tema de los sofones (si queréis saber qué son los sofones vais a tener que leer el libro), me aburrió, siguiendo la tónica de casi todo lo que tuvo que ver con “los tres cuerpos”. 

Es un fenómeno parecido al de la polarización o al de la interferencia destructiva, que hace que, cuando observamos el sol desde de nuestra atmósfera a cierta distancia, su capa gaseosa se vuelva de repente invisible”.

Por su final no creo que pueda leerse de forma independiente, pues casi todas las cuestiones quedan abiertas a una continuación.

Lo que más me ha interesado de El problema de los tres cuerpos han sido los temas que se plantean a lo largo de las páginas, como por ejemplo, la destrucción de la naturaleza por parte de los humanos, la ira, la venganza, el futuro de una humanidad egoísta y desalmada, la ciencia y sus descubrimientos, la relación entre política y ciencia… Abre preguntas sugestivas sobre todos ellos: ¿Tienen límite la ciencia o el conocimiento? ¿Es el ser humano intrínsecamente malvado? ¿Tiene la humanidad esperanza de redirigir su futuro por sí misma? ¿La ciencia es una salvadora o una destructora? Teniendo en cuenta el ansia con la cual la humanidad lanza al espacio mensajes en busca de vida inteligente, ¿qué pasaría si alguna vez contestaran a ellos?

Tan pronto pensaba que la vida era un bien preciado y todo me parecía importante, como me decía que la humanidad era insignificante y nada valía la pena. Esa contradicción me acompañó un día tras otro, hasta que de repente me hice vieja”.

Fue sobre todo por esas preguntas por lo que acabé el libro, y para poder continuar con la lectura del siguiente, algo que no tengo claro si haré o no.

Quizá la relación entre la humanidad y la maldad fuera la misma que había entre el océano y un iceberg que aflora en su superficie; a simple vista no parecían lo mismo, pero en realidad estaban hechos de una misma esencia, el agua, solo que en estados distintos”.

¿LO RECOMENDARÍA?: A quienes disfruten con estos libros de ciencia-ficción.

VALORACIÓN:

jueves, 27 de abril de 2017

Misterio en blanco ( J. Jefferson Farjeon)

TÍTULO: Misterio en blanco
AUTOR: J. Jefferson Farjeon
TÍTULO ORIGINAL: Mystery in White
AÑO: 1937
EDICIÓN: Ediciones Siruela, 2016
GÉNERO: Misterio, Novela policiaca

RESUMEN: Es Nochebuena, 1937, cae una gran nevada en Inglaterra. Incluso los trenes se ven obligados a parar su viaje por culpa del mal tiempo. Desesperados por alcanzar su destino, seis pasajeros de un vagón deciden abandonar el compartimento e intentar llegar a una nueva estación. Sin embargo, el temporal arrecia y, perdidos, sin distinguir ni tan siquiera sus huellas, se ven empujados a buscar refugio en una solitaria casa que encuentran en su camino. Al entrar en ella no hallan a nadie, sin embargo, todo parece dispuesto para tomar el té junto a un cálido fuego en el hogar. ¿Qué es lo que ha sucedido en esa casa? ¿Correrán peligro sus vidas? La tormenta les impide salir en busca de respuestas.

OPINIÓN PERSONAL: Esta es una de esas novelas sencillas y cortitas que buscan -y consiguen-, entretener con un intrigante misterio y que al cerrar el libro el lector lo haga satisfecho de haber pasado el tiempo entre sus páginas.

Tal vez lo más peculiar de Misterio en blanco sea su ambientación, ya que la acción transcurre en Navidad. Todo rodeado de nieve blanca y espesa. ¿Delicioso? Para el lector puede serlo, pero cuando los protagonistas llegan a una solitaria casa donde no hay nadie y todo parece preparado para recibirlos (con té en el fuego, chimeneas encendidas), la situación les resultará un poco intranquilizadora. Situación que empeora con el pasar de las horas pues la nieve no deja de caer, el grupo se vuelve más numeroso con la llegada de visitas imprevistas, e, inevitablemente, empiezan a surgir roces entre un grupo de desconocidos en el que no todos tienen buenas pulgas. A pesar de lo que pueda parecer, la atmósfera no me resultó opresiva o claustrofóbica, quizá por los diálogos que se desarrollan entre los personajes, muy ocurrentes e ingeniosos, sobre todo si en ellos intervienen los hermanos David y Lydia Carrington. 

Farjeon ofrece un misterio clásico alejado de lecturas de acción trepidantes y vueltas de tuerca
interminables; una novela pequeña, sin grandes juegos de artificio y que con solo algún giro final consigue regalar unas buenas horas de lectura. Quizá, no haga falta retorcer las cosas mil veces para que sean interesantes, quizá baste con saber jugar bien las cartas y mostrarlas en el momento adecuado. Los capítulos son cortitos al igual que la novela (241 páginas) y los personajes, sencillos, nos muestran lo justo para hacernos una idea perfecta de su carácter y conducirnos con ligereza por las páginas nevadas.

—(…) es posible que uno tenga una sensación cuando menos extraña al levantarse la víspera de Navidad… solo en una casa como esta… rodeado de nieve, una nieve que sigue cayendo sin cesar… blanco fuera y negro dentro”.

Misterio en blanco creo que puede gustar a los amantes de las novelas de misterio y de autores como Agatha Christie. Hay muertes, secretos, un detective muy peculiar, y nieve, abundante y blanca nieve. Una perfecta novela para leer junto al fuego en Navidad.

Lectura compartida junto con los blogs No solo leo Si fuésemos libros
y
Susurros de biblioteca

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí, sobre todo a los amantes del misterio clásico.

VALORACIÓN:

lunes, 24 de abril de 2017

Los del otro lado (Christopher Buehlman)

TÍTULO: Los del otro lado
AUTOR: Christopher Buehlman
TÍTULO ORIGINAL: Those Across the River
AÑO: 2011
EDICIÓN: Plaza Janés, 2013
GÉNERO: Terror

RESUMEN: En 1935 Frank Nichols se traslada, junto con su mujer Dora, a vivir a un pequeño pueblo del sur de Estados Unidos, Whitbrow, en donde ha heredado una casa. El objetivo de Frank es recopilar información para escribir un libro sobre su bisabuelo, Lucien Savoyard, un terrateniente esclavista conocido por su crueldad. Pronto se dará cuenta de que el pequeño Whitbrow y sus peculiares tradiciones parecen esconder algo; algo que está al otro lado del río.

OPINIÓN PERSONAL: Descubrí este libro gracias a una recomendación de José, del blog Rincón del lector constante, y como tenía tan buena pinta no pude resistir la tentación de ponerme con él en cuanto pudiera. El resultado: no me ha defraudado.

El libro, narrado en primera persona por Frank Nichols (quien nos contará lo que sucedió cuando decidió mudarse a la casa que había heredado de su tía en el pequeño pueblo de Whitbrow), solo tiene un punto negativo: la primera mitad, que es bastante lenta y me hizo preguntarme si realmente era un libro de terror, pues parecía más un libro de misterio. 

Quería dejar de sentir, perder la vista y la memoria. Pero eso no es lo que sucedió.
Conservé la memoria.
Sobre todo las partes que no deseaba
”.

En esta primera mitad (tras una primera hoja de infarto) el autor presenta los elementos que formarán parte de la historia, muchos de ellos clásicos. Frank, un hombre locamente enamorado de su joven y bella esposa, que acepta la inesperada herencia de una tía; el pasado de Frank, que vive atormentado tras su participación en la Gran Guerra, recordando lo que vivió en el continente europeo; el pueblo de Whitbrow, una pequeña y peculiar  localidad de Georgia que intenta sobrevivir a los amargos años de la Gran Depresión; la historia del desalmado antepasado de Frank; y, por último, las tierras que hay al otro lado del río lindante con el pueblo.

Se cuentan todo tipo de historias del bosque que hay al otro lado del río”.

Christopher Buehlman. Fuente
de imagen: Goodreads
Después, el autor, cuando ha plantado todas estas semillas creando una inquietante atmósfera, deja que germinen... Y el terror que se esperaba, llega. Los pequeños y puntuales sucesos intranquilizadores que ha habido en la lectura, se tornan en macabros, hasta que finalmente, el secreto se descubre. No puedo desvelar nada, ni siquiera una pista, o lo destriparía, pero sí que puedo decir que de los libros que he leído sobre esta temática (aunque es cierto que no han sido muchos) es de los que más he disfrutado.

Lo que más me ha gustado de Los del otro lado es, quizás, que aunque muchos de los elementos que toma son clásicos (herencias, secretos, leyendas y supersticiones locales…) el autor los une de una manera muy efectiva, inesperada.

La guerra se había acabado para mí y para muchos otros a los que había cogido cerca. Los médicos dijeron que el único motivo por el que la metralla que me hirió en la espalda no me mató fue porque tuvo que atravesar otro cuerpo antes. Nunca averigüe cuál de mis amigos muertos fue”.

El estilo del autor también me ha gustado y ha acompañado muy bien a la historia que ha querido contar (una historia que además del elemento de terror, habla de la herida psicológica que sufren los soldados, del amor en la pareja, del racismo del momento en el sur de los Estados Unidos…): un estilo intenso y algo poético. Una pena que de momento este sea el único libro del autor que se haya traducido al español.

Se enfrentaban a algo demasiado grande y demasiado antiguo”.

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí, sobre todo a los que quieran una buena historia de terror y no les importe una primera parte lenta en este sentido.

VALORACIÓN:

jueves, 20 de abril de 2017

Los hijos de Anansi (Neil Gaiman)

TÍTULO: Los hijos de Anansi
AUTOR: Neil Gaiman
TÍTULO ORIGINAL: Anansi Boys
AÑO: 2005
EDICIÓN: Roca Editorial, 2006
GÉNERO: Fantasía

RESUMEN: Gordo Charlie lleva una sosa y aburrida vida en Londres, pero está contento porque está a punto de casarse y tiene trabajo, al menos de momento. Un día recibe la noticia de que su padre ha muerto. Después del funeral empieza a descubrir cosas que ignoraba. Su padre, el travieso señor Nancy, era en realidad el dios Anansi, el dios araña africano, un embaucador y bromista dios que se divertía haciendo uso de su ingenio y astucia. Gordo Charlie también descubre que tiene un hermano llamado Araña, tan insoportable como su padre, y que se mete en su tranquila vida poniéndola patas arriba. 

OPINIÓN PERSONAL: Este libro está relacionado con otro anterior del autor, American Gods (cuya reseña podéis ver aquí), pero Los hijos de Anansi no es una segunda parte, ni una primera, sino que toma uno de los personajes de American Gods (uno de los más atractivos y llamativos) y con él construye una historia nueva. Son, pues, libros totalmente independientes pudiendo leerse en el orden que se prefiera. Las historias de ambos son muy diferentes y además están narrados en tonos bien distintos. 

Anansi es un dios de la mitología africana, embustero y aficionado a las bromas. Y según nos dice Gaiman, todos los cuentos le pertenecen, se los robó al Tigre hace mucho tiempo. Ahora, todos y cada uno de ellos son propiedad de Anansi. 

Y por tanto este también.

Y en los tiempos del Tigre todas las canciones eran siniestras. Comenzaban con lágrimas y terminaban con sangre, y eran las únicas historias que aquellos hombres conocían. Y entonces llegó Anansi”.

Este cuento en particular está narrado con un toque de humor; no por ello es un libro de humor, solo tiene un ese toque, logrando que la historia sea muy agradable de leer. 

Le envió postales desde París, Roma, Atenas, Lagos y Ciudad del Cabo. En la postal que le mandó desde Nanking le decía que no le gustaba en absoluto la comida china que hacían en China, y que estaba deseando volver a Londres para comer comida china de verdad”.

La narración sigue teniendo el toque onírico y fantasioso del autor pero es más asequible que otras de sus obras; creo, de hecho, que tal vez no sea la mejor obra de Gaiman que he leído hasta ahora, pero sí la más ligera. Como es habitual en el autor se encuentran referencias a otras obras, como La metamorfosis (de Kafka), Los pájaros (de Daphne du Marier y Hitchcock), y a la obra de Terry Pratchett (¿soy la única que encuentra parecido entre las reuniones de las ancianas señoras Higgler, Dunwiddy, Bustamontes y Noles y las brujas de Mundodisco?).

 “La señora Dunwiddy era vieja, y lo parecía. Seguramente había periodos geológicos más recientes que la señora Dunwiddy”.

Al principio me parecía que Los hijos de Anansi iba a contar una historia familiar, de cómo la familia tiene la terrible cualidad de avergonzar y de unir, que sería una historia de crecimiento, de conocimiento, de vejez, muerte, renovación y reencuentro. Sin embargo, al llegar a la mitad da un pequeño giro –para mí inesperado— que la dota de intriga y que supone la guinda del pastel (como suele decirse).

Sin duda, todos los padres son motivo de vergüenza para sus hijos. Son gajes del oficio. La naturaleza misma de todo padre es avergonzar a sus hijos por el mero hecho de existir, del mismo modo que la naturaleza de los hijos a cierta edad es morirse de vergüenza, ruborizarse hasta las orejas y padecer un infierno tan solo con que sus padres les dirijan la palabra por la calle”.
Ilustración de Anansi. Fuente de
imagen: Wikia

En este cuento (que tiene como leitmotiv la importancia vital de los cuentos) también están presentes la música y la mitología, para mí lo mejor de la novela junto con los pequeños cuentos de Anansi que se intercalan a lo largo de la obra y que nos permiten hacernos una idea del carácter de este dios. Pero la verdad es que Anansi es más que nada el punto de partida de la historia —de la cual no es protagonista— y me hubiera gustado conocerlo más. Ojalá Gaiman lo rescate nuevamente en el futuro. Porque Anansi…

Unas veces es bueno, otras veces es malo. Malvado, jamás”.

Todos los cuentos son de Anansi, se los robó al Tigre hace mucho tiempo; por tanto, tu vida, que es sin duda el mejor cuento que puedas escuchar nunca, también le pertenece, al menos en parte, al bromista y travieso Anansi.

¿De dónde habéis sacado esa idea de que fueron los hombres los primeros en contar cuentos?

¿LO RECOMENDARÍA?: Sí. 

VALORACIÓN: