miércoles, 24 de agosto de 2016

Tomates verdes fritos (Fannie Flagg)

TÍTULO: Tomates verdes fritos (en el café de Whistle Stop)
AUTOR: Fannie Flagg
TÍTULO ORIGINAL: Fried Green Tomatoes at the Whistle Stop Cafe
AÑO: 1987
EDICIÓN: Salvat, 1994
GÉNERO: Drama, Humor

RESUMEN: Evelyn, una mujer de 48 años desencantada con la vida, acompaña a su marido cada semana a la Residencia Rose Terrace donde está ingresada su suegra. Un día, una dulce anciana llamada Ninny Threadgoode empieza, sin más ni más, a contarle cómo era la vida en su pueblo, Whistle Stop. La pobre Evelyn, que no sabe como huir de la anciana, se queda escuchándola. Cada semana, Ninny continúa con su historia y entre las dos mujeres se va estableciendo una fuerte amistad que será el bálsamo que la vida de Evelyn necesitaba.

OPINIÓN PERSONAL:
Tomates verdes fritos guarda entre sus páginas una historia agridulce (mucho más dulce que agria) que deja un regusto muy agradable al finalizarla. No se trata de que no suceda nada malo en la historia, es que el modo en que todo está contado, retratado y resuelto, deja una sensación muy agradable.

Éramos felices y no lo sabíamos”.

La narración de la historia no es lineal. Ninny, en el presente (1985-1986), recuerda para Evelyn parte de su pasado, pero curiosamente en ese pasado no es ella la protagonista sino más bien una espectadora de la historia principal: la de Idgie Threadgoode y Ruth. Aunque este relato abarca varios años, el núcleo se desarrolla en los previos al estallido de la Segunda Guerra Mundial. Ninny, además, no nos cuenta la historia de manera lineal, lo hace dando saltos entre sus recuerdos según se le ocurren las cosas. Eso al principio me resultó un poco confuso, aunque creo que fue porque no me fijaba lo suficiente en las fechas que aparecen siempre antes de cada capítulo. 

Junto con lo que Ninny (que es la encargada principal de adentrarnos en cada episodio de la vida del pequeño pueblo de Whistle Stop) nos cuenta, también aparecen pequeños apuntes del “Semanario de Whistle Stop” a cargo de Dot Weems. No conocí a Dot más que por estas pequeñas aportaciones, pero ella y “su otra mitad” (como se refiere a su marido) me ganaron sin remedio, sobre todo el pobre marido, que parecía un torpe redomado. 

El café Whistle Stop abrió la semana pasada, justo al lado de casa, junto a Correos, y las propietarias Idgie Threadgoode y Ruth Jamison dicen que les va muy bien. Idgie dice que como la gente sabe que a ella no le importa envenenarse, no cocina (…) Dice Idgie que las verduras que entran como guarnición son: maíz a la crema, tomates verdes fritos, bolondrón frito, grelos, guisantes, ñame glaseado, limas o habitas tiernas”.

Y es así cómo nos vamos enterando de las peripecias de Idgie Threadgoode, una chica que dejaría en pañales a Daniel el travieso. Es un torbellino y tiene un carácter de mil demonios si se enfada, pero es una muy buena persona, al igual que toda su familia. Los Threadgoode son esa clase de gente que todos querríamos tener por amigos, no desean el dinero y si pueden ayudar a alguien en algo lo harán gustosos, no por compromiso. 

Cuando Idgie se enamora de Ruth y la rescata de un marido maltratador llevándosela con ella a su casa, los
Threadgoode solo dan saltos de alegría porque al fin ambas podrán estar seguras y felices juntas. Idgie y Ruth serán las propietarias del Café de Whistle Stop, lugar donde se sirven los tomates verdes fritos que dan título al libro. En el café de estas dos fuertes mujeres nunca le faltará un plato a quien lo necesite de verdad, ya sea negro o blanco, tenga dinero para pagar o no.

Uno de los aspectos más importantes de la novela, tal vez la base de la historia, es la amistad. Aunque la homosexualidad está presente no me parece que sea un aspecto crucial. Creo que tienen más peso los temas de la violencia de género y, sobre todo, del racismo del sur de Estados Unidos en la primera mitad del siglo XX. Ver, presenciar, a través del relato de Ninny cómo la justicia y las penas de cárcel dependían del color de la piel… abrumador. Saber que los hombres podían abusar de las mujeres negras con impunidad, que era diferente matar a un blanco que a un negro... Sí, lo sé, son temas duros, pero la manera en que los lleva la novela hace que el amargor que se infiltre en nuestro corazón se borre con otras páginas llenas de ingenio y sonrisas. 

(…) todos los del ferrocarril comían allí, blancos y negros. A los negros les servían por la puerta de atrás. Claro que a muchos no les gustaba que se sirviese a los negros, y tuvo algunos problemas, pero ella replicaba que nadie iba a decirle lo que debía o no debía hacer”.

Porque vaya elementos que son los de la Peña del Hinojo. Como para no reírse con ellos. Ah, no he dicho qué es la Peña del Hinojo… pues es un “club” que fundó Idgie con otros tan cafres como ella y… No, no voy a contar nada más. Si tenéis curiosidad tendréis que leer el libro.

Además de la historia del Idgie y Ruth en el pasado, está la historia de Evelyn en el presente, que aunque me gustó no me interesó tanto como la anterior. Evelyn es una mujer que a los 48 años no encuentra su lugar en el mundo. Está perdida, los tiempos han cambiado y ella no ha sabido verlo, no encuentra sentido a su vida y su frustración la lleva a comer sin parar. No sabe cómo tratar a su marido, ni a los negros, ni a su hija, ni siquiera a sí misma. Pasa por varias fases a lo largo del libro: frustración, ira (la fase "Towanda La Vengadora" es muy buena), felicidad... Y toda su evolución es gracias a Ninny, que como buena Threadgoode es un amor. 

No, no era a la muerte a lo que temía. Era a aquella vida suya que empezaba a recordarle aquella gris estancia de la Unidad de Cuidados Intensivos”.

Al final de esta historia sencilla y divertida, por cierto, encontraremos la receta de esos maravillosos tomates verdes fritos que quizá no podamos disfrutar en el Café de Whistle Stop, pero sí cocinar nosotros mismos (yo les haré algún pequeño cambio). 

No sé si este libro tiene una moraleja, pero si una cosa me ha quedado clara es que "cada uno recoge lo que siembra". La felicidad no necesita de dinero ni de poder, solo de buenos amigos, de amor y… de unos buenos tomates verdes fritos...

Aunque esté sentada aquí en la Residencia Rose Terrace, mentalmente estoy dando cuenta de un plato de tomates verdes fritos en el café de Whistle Stop”.

¿LO RECOMENDARÍA?:
A todo aquel al que le apetezca una lectura agradable con unos temas interesantes de fondo.

VALORACIÓN:

29 comentarios:

  1. Hola. Esta la pelicula de este libro, aunque claro como vamos a comparar. Me alegro que te haya dejado una sensacion mas dulce que agria. Como los tomates jejeje. Besos.

    ResponderEliminar
  2. No he leído la historia pero la película me parece absolutamente maravillosa.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Lo tengo por casa no sé el tiempo y nunca me acuerdo de él. Ahora con tu reseña a ver si lo saco del ostracismo y lo pongo a la cola.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. ¿Es posible que este libro tenga una adaptación? Porque me suena mucho. Lo tengo pendiente, pero como tampoco me llama especialmente, todavía no lo he leído. De momento tendrá que esperar.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Mary-chan, tiene una adaptación que estuvo nominada a dos Óscars :-)
      Besos.

      Eliminar
  5. Hola! no he leído este libro pero sí vi la película hace años. Me gusta el mensaje final que transmite porque soy de las que piensan así, que cada uno recoge lo que siembra ;)

    No descarto leerlo en un futuro

    besos

    ResponderEliminar
  6. Hola :) Tengo ganas de leer el clásico (aunque no sé me acaba de hacer muy atractivo), pero la película me encanta. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa, me han gustado mucho tus palabras finales de la reseña, imposible no hacerle un hueco después de esta reseña tan simpática.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Vi la película sin saber que había un libro, asi que ya descarto leerlo. Besos

    ResponderEliminar
  9. Nunca me ha llamado la atención. No sé, a lo mejor si me pongo con ella, le saco el jugo. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. A mi madre le encanta la película, y yo no descarto leer el libro.
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola!
    no he visto esta película pero admito que el titulo me ha abierto una gran curiosidad jaja, puede ser que me anime a darle una oportunidad.
    Un abrazo ~♥

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola!

    MMM bueno no me llama mucho, es que vi la película y aunque no me acuerdo mucho, no es que me maravillara, me dio la sensación de que pasaba poca cosa.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  13. No he leído el libro, pero la película me encantó, la habre visto 3 o 4 veces, así que ahora ya leerla perdería su encantó... Ójala lo hubiera sabido en su momento!
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. El libro no lo he leído, pero la peli, me encantó !!!!!

    ResponderEliminar
  15. El libro no lo he leído, pero la peli, me encantó !!!!!

    ResponderEliminar
  16. El libro tiene que estar genial, de hecho la peli es una de mis preferidas (la he visto cuatro o cinco veces, ya perdí la cuenta)
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Vi la película y me encantó. Por lo que cuentas en tu reseña, la novela también invita a leerla. Besos.

    ResponderEliminar
  18. La película me encantó y parece que el libro también merece la pena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. ¡Cómo me gustó la película!¡Cómo me gustó el libro! Fantástico. Ya hice alguna relectura, quizás lo recupere de nuevo. Saludos.

    ResponderEliminar
  20. ¡Buenas!
    Tiene pinta de... dar hambre º_º XD He visto la peli (con Kathy Bates ♥) que, por lo que parece, está bastante bien adaptada (aunque es probable que tenga cambios, claro; no recuerdo que Evelyn tuviera hijos, por ejemplo, aunque puede que lo haya olvidado...) y me gustó :] Por eso mismo nunca me he puesto con la novela, supongo. No descarto leerla en el futuro, pero cuando ya he visto la adaptación, me cuesta :']

    Me ha hecho gracia que se incluya la famosa receta de tomates verdes fritos (siempre recuerdo a Apu y Manjula al escribir esto XDUu).


    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo me pasa con este libro, siempre pienso en Los Simpsons: " -Rápido, película, comida y libro favoritos. -La respuesta a los tres es Tomates verdes fritos" O algo así jejeje Grandes :-D
      ¡Besos!

      Eliminar
  21. Lo leí hace unos años y me gustó mucho, lo que no he visto es la película
    Besos

    ResponderEliminar
  22. He visto la peli, así que no creo que lo lea ya. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  23. No creo que lo lea. Me quedo con la grata sensación que me dejó la peli. Me alegro que te gustara.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  24. Parece una historia entrañable y siempre he tenido el presentimiento de que me va a gustar. Recuerdo que mis hermanas mayores ponían la película cuando yo era pequeña, pero no prestaba mucha atención, así que voy libre de ideas preconcebidas para cuando lo lea.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  25. Hola Atalanta este libro ya es uno de mis eternos pendientes por la historia en sí y porque quiero ver la película pero ni doblemente motivada le he dado una oportunidad ja ja tal vez ahora con tu reseña que me ha traído al recuerdo que aún no lo he leído me anime. ¿Vas a ver la película? Sí es así ya me contarás que te ha parecido, y también quiero saber si la receta te ha quedado bien. Gracias por la reseña y me alegro que hayas disfrutado tanto de la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento creo que con la película no me animaré, pero si la veo te cuento ;-)
      Todavía no hice los tomates, y son sencillitos de hacer, pero me gusta más comer que cocinar jejejeje si están buenos te digo :-)
      Un beso, Lecturina :-)

      Eliminar
  26. Hola!
    Se que vi la película hace mucho tiempo, pero no tenía ni idea de que existía el libro. Me lo apunto para más adelante!
    Un beso!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario. Me reservo el derecho de eliminar los comentarios que contengan spam o los que sean ofensivos.